sábado, 17 de enero de 2015

Érase una vez San Antón 2015 ¡Animalicos!





























La sonrisa de Santiago, el cura de la Iglesia de San Pablo. 
Así comienzo mi resumen anual sobre San Antón, festividad del patrón de los animales. Es un día en el que los dueños de mascotas parten, la mayoría con ellos bajo el brazo hasta la céntrica plaza de San Pablo, para rezar y honrar la memoria del santo. La verdad es que entran todos, animales y dueños, un día de puertas abiertas en la Iglesia, la calefacción tira aire caliente a chorros pero más da calor la cantidad de gente que se concentra en el poco espacio de media hora que dura la misa. Después se sale en procesión, dando la vuelta a la manzana con el santo al hombro de fuertes brazos como ya dejé reflejado en un vídeo otro año en otro post, que podéis seguir aquí. Los caballos municipales abren la comitiva, de cura y santo y un sinfín de feligreses detrás con sus animalicos. Divertido no, divertidísimo... bombos, trompetas y tambores acompañan el recorrido y dan ambiente a la marcha. Se prepara un escenario fuera en la plaza el cual está ya copado por los medios infornativos que cubren el evento hasta que llega la figura, la talla del santo, depositado con esmero cuidado en la plataforma, pasa el cura a las bendiciones. la verdad es que llevo bastante mal lo del roce, roce me refiero por la cantidad de gente, las primeras gotas del hisopo asperjador que salen disparadas, hacen que se apelotonen los cámaras, los fotógrafos, y prefiero sacar instantáneas en un lugar más relajado. Así que me encuentro con hurones, tortugas, chinchillas, perros, gatos, gorrinos, loritos, hamsters, iguanas, conejos, y hasta serpientes, símbolo no muy querido por la iglesia católica. Espero que os gusten las fotos de este año ¡aupa san Antón! 

lunes, 5 de enero de 2015

Destoxicar el diccionario

Hay que comenzar renovando entrada en el blog, me dije.
Comenzar hablando de la Navidad, en mayúscula, como manda la moderna FUNDEU en su uso y práctica del español para el mundo entero. Y lo digo porque desde su cuenta de twitter, que sigo, nos ha dado un sinfín de buenas recomendaciones durante todo este año 2014 que acabó ya. Recomendaciones que han traído otro sinfín de risas y comentarios, no críticas, porque estas han sido desfavorables en su mayoría, de lo más variopinto. Profundizando en el tema, han aparecido muchas nuevas palabras que desconocíamos su uso en España, otras han cambiado, se han retorcido o se han asociado, sin que se entienda el modo ni el porqué.
A mí me gustan todas, es porque me gusta leer y porque me gusta la escritura en mi idioma. Tenemos que entender que lo que hablan en el Nuevo Mundo es español y uno de los españoles más ricos que existen a mi entender porque no se ven afectados nada más que por el paso de los siglos, el deseo o la modernez.
Dicho esto, escribir se hace fácil.
Insistir en una correcta gramática es labor no solo del profesorado, es materia ciudadana. Esto será el caos cuando se comience a rotular de acuerdo a la moda que marcan los teléfonos móviles, la "q" o la "k" para simplicar un "que" es aborrecible. Como todo, al principio tiene gracia, cuando se escapa de las manos deja de tenerla y cuando llegas a una edad o llevas un tiempo usándola queda incluso cómico el ponerla. La frase sin duda del año es "ola k ase" con no tres sino cuatro (o cinco) faltas gordas de ortografía en ¿tres palabras? aunque cuesta llamar palabras a eso. Pero tiene tirón, es una frase hecha que todo el mundo sabe que significa, aunque se escriba de otra forma, tirón de orejas al que la inventara, tirón de huevos al que la copiara. Y no, me niego, superada ampliamente la edad del pavo, a usarla.
Del ¡hola, qué haces! bien escrito (eso espero), me marcho a los cerros de Úbeda (Jaén) a decorar tanto como pueda estos renglones. Porque espero que de lo que aquí salga me lean en Argentina, Perú y Colombia y aunque nombrara a todos siempre habrá alguien en Shanghái que también lea español y que pueda sentir que me olvido y no, no se le olvida. Mi español es para todas las tallas u hormas de zapato, adaptable, no el que dicta un serio señor.
Hoy he leído "destoxicar" y enseguida he echado mano de los apuntes. - Qué apuntes... ¡Ah! no es momento de hablar de ello, ahora estoy destoxicándome de algo. Porque decimos desintoxicar e incluso el autocorrector lo agradece y no aparece la rayita roja debajo que nos comunica que la palabra contiene errata. Entre mis apuntes no vi nada.
Busqué en internet, había poco, lo consideré errata, dando un paso más analicé la palabra paso a paso que no nos llevará a ninguna parte. El "des" delante significa quitar algo, destapar, descolocar, desazonar y el "in" como en o dentro de, inflexible, intramuros, inoportuno, serían mis ejemplos, pero hay más y no significan siempre eso. Centrándome en destoxicar, veo suficiente explicación y bien escrita la palabra. Es redundante a mi juicio hablar  de que el cadáver es del muerto, sí que añadiendo cuánto tiempo lleva el cadáver muerto podemos llegar a un juego de palabras en la que según el tiempo que lleve muerto el cadáver dé por muerto al tiempo y nos matemos por un cadáver. Son cosas del lenguaje. Lo tóxico, es lo que afecta, ya sea al cerebro o a un poli de paisano, lo que el cuerpo no aguanta, ya sea alcohol mal destilado o cochinillo mal asado, quemado.
Qué hacemos entonces, si quitamos lo tóxico, destoxicamos y ya está, quitar del cuerpo esa toxicidad que ha sido infiltrada, incluida, inoculada se hace harto explicada, lo que tratamos es de revertir el proceso y da igual el modo por el que ha sido contraída. Encontré otras palabras, desinstalar, desinteresado, desintegrar, pero no me servían para lo que quiero explicar.
Y así se fueron llevando las alas el viento y a los pájaros el sustento. Llegó el invierno.
¿Cómo puedo cambiar ese sentido de la palabra por otro más cómodo para el que aprende? ¿Cómo?
Escribiéndola muchas veces, por qué: porque será la manera de que aparezca en los resultados de Google. Y habrá un resultado que precisamente hable de destoxicar el lenguaje, porque nosotros no lo habremos intoxicado, no administramos ninguna droga de forma oral, queremos la cura y ustedes, señores de la Academia de la Lengua Española no paran de impedir que los cambios surjan efecto. Este año sí, han hecho una buena labor, han corregido mucho, han vuelto con una edición bajo el brazo, moderna y actual. ¿Actual he dicho? no no y no. Ustedes llevan tiempo jugando en una liga distinta.
El resultado les llevará a mi blog y ustedes a mí, por lo que ruego que me corrijan, que me critiquen por lo escrito, que lo hagan por comparar con cualquier ejemplo, por afirmar.
Sacó un pedazo de la piel de boa que guardaba en su zurrón.
- ¡Lávate las manos! ¿No ves que te puedes intoxicar?
- Voy, pero recuerda que las boas muertas no pican, a lo sumo muerden y esta ya no lo va a hacer y hablando de veneno, puedo verlo y precisamente no es el de la piel, que es una preciosidad, sino del pueblo y sus dichos populares, que no todos son verdad.
Así se fue alargando la noche y ya no distinguía la luna del sol y tenía calor, mucho calor.
- Eso te pasa por no haberte desintoxicado lo suficiente.
Pero bueno, vamos a ver: No estoy intoxicado, déjame ya, solo quiero que se reconozca positivamente la palabra destoxicar como sinónimo de quitar lo tóxico, es sencillo. Vuelve a morir el cadáver. Me voy a hacer un lío, ¿es eso lo que quieres?
- No
Siento impulsos profundos, qué digo, se me acelera el pulso, qué hago, ¿dejo el material... y me largo? No, aquí vine a escribir y parece que lo estoy consiguiendo. Añado foto, esta.



No tiene título, es capturada de facebook, de una página de esas promocionada, ahí está el motivo de esta entrada.
Llega desde Ecuador, cómo se puede olvidar un país tan pequeñito, tan en medio, tan rico de gentes, naturaleza, paz. Todo eso pienso de allí. Y seguiré pensándolo porque mientras su gente hable y escriba correcto español los entenderé, defenderé y estaré con ellos mucho tiempo. Todo el que la vida me dé de si. Y hablaremos un día tras otro y tendré que pedirles perdón, perdón por querer que una lengua sea nuestra, cuando es de todos, por maldita ambición. Y marcharé a otro país también conquistado y,,, alojaré hasta que no pueda guardar los sonidos en silencio de otro idioma, otra lengua, otra raza distinta, que me haga escuchar. Puesto que el sabio lo es, tanto por saber leer como por saber escuchar, llegará el políglota y le nombraremos rey, sin reino, pero rey.
Rebeldía, revolución y ni un paso atrás para seguir avanzando. No dejemos que un idioma tan rico quede en manos censoras, que no nos dejen llamar a las cosas por su nombre, que haya, hoy en día, diferencias de sexo al hablar, que no se desprecie a nadie cuando se llame a las cosas como son, que ya está bien de tener que rotular obligatoriamente en catalán o no llamar condón por considerarse grosero, que es más importante tener libertad. Y lo digo porque hay gente que se queja, mucha gente, de que otros escriben mal, yo el primero, me quejo sí, porque me gusta hacerlo bien y que se me entienda, de convencer no he dicho nada porque aunque "a la fuerza ahorcan" no hay escritor que haga milagros... sin la ayuda de un buen diccionario y colorín colorado...
Gracias a mi desconocida Jessey por la inspiración.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Érase una vez el XIII Salón del Cómic de Zaragoza




Y colorín colorado...
este cuento aún no ha acabado.


 Cosplay


Klingon

 El Vecino de la Bestia


Kalitos


Bugs?


Concurso de Cosplay



Cosplay


Y muchos abrazos para todos.
No he querido, al principio, daros el rollazo de todos los años que si el cómic esto que si el cómic lo otro, aquí hemos venido a ver fotos ¿no? pues ya las tenéis, calentitas EL XIII SALÓN DEL CÓMIC DE ZARAGOZA. 
¡Ah... y mañana más y más fotos! Sin olvidar a Carlos Ezkerra, premio del Salón y merecidísimo por mi parte, ya que adoro su trabajo, su forma, su expresividad.
Saludo y agradecimiento a todos vosotros autores porque demostráis cada día que el dibujo y la historieta está hoy más vivo que nunca. ¡Vaya problema para entrar! No recuerdo colas parecidas, impresionante la cantidad de jóvenes ávidos de aventura, de lectura, de diversión.


y mañana más...







.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Siempre en medio



A esas personas que están en medio
Voy a empezar diciendo una cosa: estorban. Se encuentran en el sitio común de paso.
A esa persona que estorba: al menos recordarle que está en medio. El problema se agudiza porque nadie lo reconoce, han llegado ahí por mérito propio y el transgresor debe rodear al acusado, punto uno. La calle es de todos.
Suenan risas y murmullos, el apartado no quiere y se resigna a ser apartado, insiste. Los ha visto más chulos que tú.
Este apartado o punto uno, es breve. Se soluciona aplicando un rodeo, esquivando ligero el codo del anfitrión que bloquea la puerta, el susodicho, el carcamal, el retaco vacilón que nos está impidiendo el acceso a la puerta, entrada, pasillo o cualquier lugar en el que él haya decidido que es en medio y entorpecer tus pasos. La otra solución es darle un manotazo y esperar, ya no está en medio, valga la redundancia, quitar de en medio.
Punto dos. No se va a quitar de en medio y le molesta que se lo preguntes. Conflicto. Desastre, se menean los cimientos bajo la corteza craneal por qué, me pregunto. Quizás no debiera pasar por ahí. Cuando las palabras son huérfanas de afecto la lucha toma las riendas y arremete sin compasión. Miro para otro lado, me encanta, con precaución y disimulo mirar para otro lado, alejar la mirada hacia el más allá de los muertos, como si no estuviese aquí. Insisto, me dispongo e intento por segunda vez llegar a mi destino, tan solo a dos pasos más en dirección recta. No tengo carnet de conducir, ni lo he tenido, tener unas buenas piernas y el transporte público ayuda a ello. Quiero pasar por aquí.
Oposición, no contento en su primer intento, el del codo, ahora he ganado un placaje frontal de rugby. El individuo a optado por además mostrar una mirada desafiante. Sus amigos le observan, yo creo que le tienen miedo, es el del medio de la pandilla. ¿Y mi cara? Mi cara es un poema, sonrojo, sudor, escalofrío, qué me está pasando, puedo controlar mis instintos de un frenazo. - ¿Sería tan amable de dejarme pasar?
Ese segundo se ha hecho eterno, ¿me habrá escuchado? ¿estará haciéndose el tonto a propósito?
Oigo algo comenzado a moverse en sus entrañas, algo cerdo y estrepitoso, un rebuzno ensordecido, el sonido quejoso de un portón abandonado. Los emite su interior... bueno ese tío expele por los cuatro costados.
Me mira.
Sus amigos le miran, dejan de respirar pero reaccionan, se apartan ante esos buenos modales proferidos. Normal. Y por primera vez noto reacción ante la sorpresa de todos, intenta entender mis palabras. Respiro.
No debo abrir la boca y apretar mucho la nuez a la glotis para comprender que no vamos a ser ni mucho menos amigos, tal vez no volvamos a hablar pero ¿se apartará de una jodida vez de en medio? y ahí va...

- Pues hombre... pasa pasa
- Pues hombre, haberlo dicho
- Pa qué quieres pasar
- ¿Es que no tienes otro sitio por donde pasar?

El primer intento suele salir mal, a pesar de tener formación académica, creo que se aprende en la calle. Sortear a gente cuando vas andando a todas partes se aprende desde pequeño, vayas en bici o a pie y ya nunca se olvida.
Con quién si que de verdad no puedo son:
- La chica bonita que se gira y hace como que no va con ella y sigue hablando con las amigas.
¿Cómo voy a decirle nada a una niña? De mala educación como poco, pienso y ya te puedes quedar estático no vayan a pensar que quieres ligar con ella.
- Que el que gire la cabeza y haga como si no estuvieras fuese un varón y ya no tan bajito.
Notas de repente como todos sus amigos se ponen a tu alrededor sin moverse, como verdaderos fantasmas de muchos ojos que ven todo en ti. Mal, se empieza a poner la cosa fea y aquí las piernas juegan un gran papel. ¿Pero porqué coño no me deja pasar?
- La viejecita
Buenooo, ahora lo entiendo. Tú vas en un autobús y la señora de delante que hace unos instantes acababas de ayudar a subir el primer escalón y con ese pretexto, colarse, ha montado entre el bastón y el bolsón colgado del brazo una barricada-tapón de muy padre señor mío. Gente sin subir todavía, el bus parado, muchas personas poniéndose de puntillas para saber que pasa más adelante. La cosa no fluye. Comprendo su lentitud, pero no su chulería al cerrar el paso. Escudriña un asiento libre antes de nada y entorpece en cada movimiento el de los demás. Aguanto, no tengo prisa, ella tampoco. Uno a uno mira a todos los pasajeros sentados. Ellos ni la miran, pero sabe perfectamente cual de ellos va a bajar a la siguiente parada, pone mucha atención.
Yo también, al primer error, regate y esquivar el bastón pero ojo no haya puesto su ojo en la misma dirección. No te dará tiempo a reaccionar. Las colas son el eslabón de una cadena y ellas son el primero. Nos paren, educan, quieren y llegadas a una cierta edad, formas parte de lo único por lo que merece vivir esta vida, sus hijos. Las personas mayores ¿Pero qué hacemos cuando una de estas está en medio?
Ahora todos diréis: Hombre yo, le daría un abrazo.
Es absurdo, siento algo raro si abrazo a desconocidas. Huelen raro, se percibe mucho más. No siempre el individuo en cuestión queda satisfecho con tres manotazos en la espalda. Abrazar es para enamorados. Con mis casi 100 kilos pocos se prestan a que les de un abrazo. Normal.
Dejo mis pretensiones abrazatorias y retomo el camino del despiste, ojalá fuese fácil encontrar un hueco, un resquicio que me permitiese pasar fuese por donde fuese y llegar al fondo que siempre hay sitio y donde una persona de avanzada edad, nunca optará a llegar. La vista se hace exageradamente corta con la edad y esperan ser vistas al menos a la hora de bajar.
Y tanto tanto escribí aquella vez, sin apartar la vista de la pantalla del móvil, a toda velocidad que olvidé la noción del tiempo mientras pulsaba sin cesar y todo lo que aquí corroboro, se volvió en contra mía aunque agradezco la paciencia al lector para encontrar al final, de verdad, alguna lógica interfiriendo el paso, mezclando niñas y abuelas, odio al que siempre en medio está.


Foto @elninodelaselva en el Tranvía de Zaragoza

lunes, 17 de noviembre de 2014

Urko y el Paradys

Llegó el día. Sonaron las canciones fúnebres, nada nos parece igual.
Desde mi asiento oigo pasar a la gente, cabizbajos, en silencio, sin abrir la boca. La música sigue.
Tenía que ser domingo, tenías que ser tú. ¿No había nadie para elegir? En medio del murmullo de pies se alza un grito y unas guitarras lanzan sus eléctricos acordes. No se puede esperar más, está todo preparado, nos cogió por sorpresa y te irás sin ellas a un mundo que no las necesitarás, nosotros pondremos las lágrimas, el bombo no dejará de repicar.
Los recuerdos se pisotean, se dan codazos, se empujan, caen y vuelven a la lucha pero son solo recuerdos. Un bar, una gente, un todo que no existe ya. Amigos, familia, Zaragoza entera llora a la vez. Ha sido un mal despertar.
La televisión sigue puesta, no habla nadie de ti. Quiero dejar de llorar y no puedo. No me gusta que me vean llorar.
Daba igual si tu voto estaba en la izquierda en el centro o en la derecha, nunca nos importó lo más mínimo si había concierto, festival o muestra, la música estaba por encima de los andamios, del yeso o del pladur. Eramos amigos sin más.
Jodido tenerte que enterrar. Si estuvieses con nosotros seguro que dirías que lo estamos haciendo todo mal, que "no sabéis, dejadme que lo haga yo" y como eras el puto jefe, nosotros te dejábamos.
Hoy hace un día soleado, poco importa, para nosotros el día se ha vuelto gris. Noto las collejas, las risas, las jarras y esa canción de The Cult que nos machacaste en la adolescencia. Y el "Jinx" de los Peter and The Test Tube Babies que nos gustaba tanto. Oigo quien dice que la próxima que sonará será de los The Cure, esos moñas, sin pensar que en una fracción de segundo podías cambiar el longplay y con una sola mano, abrirlo, sacarlo, cambiarlo y ponerlo, para con la otra ir subiendo ya el volumen. Tú fuiste el que nos enseñaste a conservar los vinilos, a cuidarlos como a nuestra madre, a sacarles brillo y a no tener nunca un disco rayado. Con los coches eras otra cosa, te gustaban los coches mucho, grandes como tú. Eran tiempos en los que ya se hacía difícil aparcar pero siempre encontrabas sitio. No eras de mucho caminar. Hicimos juntos muchos kilómetros, quemamos un coche, me fiabas las jarras en el bar, incluso te enfadabas si lo que llevaba entre manos no era de tu agrado. No puedo parar de llorar.
Siempre abrías el paquete de ducados por el culo, trucos del albañil, si no había, el davidoff era su sustituto, de vez en cuando te vi coger alguna calada de un porro, supongo que para que nos riéramos ya que no eras consumidor. Una nochevieja, esa misma tarde, nos juntamos 40 y nos fuimos a celebrarla a un restaurante chino, los acababan de poner y te molaba mucho el buen comer y gustar de todo en todos los sitios. Recuerdo al chino tocar el gong al ritmo de las campanadas porque no había tele y sobre todo sobre todo, la lluvia de rollitos de primavera que hicimos nada más empezar.
Ya no estás, bueno sí, en el depósito me dicen, esperando que una autopsia certifique que tu corazón falló y dejó de sonar. El mío lo hace ahora fuerte pensando que me tocará, a mí y a todos. para eso venimos y de igual a igual, nos marchamos. Solo deseo que no os haga llorar aunque sé que eso es imposible para todos los que tuvimos, admiramos y sentimos a alguien como Urko a nuestro lado. Descansa en paz.
Nos despedimos de ti un 20 de noviembre de 2014 en el cementerio de Torrero a la una del mediodía.
Enlazo el corto de Jorge Nebra con el Luisito y Manolo como únicos actores ¡Y QUÉ ACTORES!


miércoles, 5 de noviembre de 2014

Érase una vez allá por los ochenta...




Un colectivo llamado Bustrofedon se hizo con unas pesetillas de la diputación y el ayuntamiento de Zaragoza apostando por el cómic. No fue este la primera incursión del dibujo y la ilustración en terrenos subvencionados pero sí que dió alas para otro tipo de programas. Recuerdo aquella época como la de "a la caza de la subvención" por las cantidades que aportaba a la cultura.
Fue magnífico ver como nacía una revista, de la que hoy hablamos, parida integramente en Zaragoza bajo los auspicios eso sí, de Diputación y Ayuntamiento. Del colectivo integrante podíamos estar hablando toda la noche, toda digo, quedarían restos no orgánicos por la mañana porque eran unos máquinas. Luis Royo, Manuel Strader, Ricardo Joven, Antonio Altarriba, Samuel Aznar y Manuel Martínez firmaban, con la maquetación de Jesús Lapuente, estos tres primeros números de un cómic prematuro si lo comparamos con la dilatada carrera de los nombrados. No hay más que ver la cantidad de publicaciones que tiene Luis Royo hoy, para saber de qué estamos hablando. Año 1986, España acababa de entrar junto con Portugal en la Unión Europea y había referéndum nacional por el ingreso de España en la OTAN. En la televisión se comienzan a ver programas matinales.
Se pierde la censura, el miedo, España explota de cultura e incluso el sudor alcanzado parece que huele bien. Todo correcto, es de nuestro agrado, jamás volveré a tener 22 años.
Voy a poner unos nombres de dibujantes para que veáis el grueso que significó esta publicación hecha en Aragón: Enrique Luna, Jonás, Carlos Azagra, Aitor, Kalpurnio, Dionisio Platel (un grande), Victor Gomollón, Antonio Póstigo, José L. Marco, Luis de Salas, Fernando de Felipe, J. Lapuente, Aitor, JL. Allué, Alberto Calvo, Isidro Ferrer, Mastral, Toño Hernández, Isabel y alguno/a que me habré dejado.

Os dejo con las dos páginas publicadas por Luis Royo en el tercer número, si no me corrige nadie, el último publicado.


domingo, 21 de septiembre de 2014

Bajada del Canal 2014






























Ya están las fotos de La Bajada del Canal 2014, no he querido aburrir colando texto entre medio ya que lo que nos gusta es ver las fotos. Si has llegado hasta aquí, evidentemente leerás este texto, pues bueno, decirte que lo he pasado genial, como todos los años desde que recuerde, nos ha hecho buen tiempo, ideal para hacer las fotografías, temperatura agradable a pesar de los chapuzones. Qué lástima la última foto del post que la he añadido pero como se puede ver está desenfocada y es que nunca sabes el momento y hacia que lado zozobrará la... ¿barca?
Invitando a todo el mundo a la siguiente edición que será ya la XXXIII Bajada del Canal.
Las fotos de este blog pertenecen a @elninodelaselva difúndelas, retócalas, descárgalas para ti, son vuestras.
Muchas gracias por difundir y comentar ¡que esto se alimenta de comentarios!